Clicky

Encontrando a Dios

Encontrando a Dios

 - Una Reflexión Personal
Estás aquí: La Perspectiva Mundial >> Encontrando a Dios

Página extraída de Carta a una Nación Cristiana: Contrapunto, Por R.C. Metcalf. Para más información visite www.ThinkAgain.us.

Encontrar a Dios - Una Reflexión Personal
Mi abuelo trabajó como entomólogo en la Universidad John Hopkins, y dedicó su vida a entender los insectos portadores de enfermedades, especialmente a los mosquitos. Él le otorgó el nombre Anopheles darlingi al mosquito de Sur y Centroamérica más responsable de transmitir la malaria a los seres humanos. Su pasión por entender esos vectores de enfermedades fue sobrepasada sólo por su pasión de permitir a otros el aprender cómo controlarlas. . .y, es cierto, ¡su pasión por mi abuela!

Un realista científico antes del tiempo en que el término se hizo famoso, mi abuelo creía que su cuidadosa información y descripción de las especies de Anopheles, adornadas por los dibujos muy realistas de mi abuela, ayudarían a los científicos del futuro a aprender cómo disminuir la incidencia de la malaria. La ciencia le proporcionó un estudio objetivo de la realidad que permitió que tuviera lugar un entendimiento progresivo. Acerca del realismo, el filósofo J.P. Moreland escribe:

    [Stanley] Jaki añade que la ciencia y la teología natural proceden en una manera similar -- ambas utilizan un salto audaz del intelecto más allá del fenómeno sensorial para la postulación de causas invisibles responsables de esos fenómenos. De esta manera, tanto la teología natural, como el entendimiento realista de la ciencia, rechazan el empirismo rudimentario y utilizan estructuras similares en argumentos para la mejor explicación.96
Después de recibir Títulos de Grado y de Maestría en ciencias duras, mi padre recibió su Ph.D. en Filosofía de la Universidad de Yale, y trabajó, por más de 40 años, como jefe de redacción técnica para el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad John Hopkins. Durante mi juventud asistí con mi familia a la iglesia Unitaria Universalista en los suburbios de Washington, DC. La escuela dominical a menudo terminaba en una elección entre artes y manualidades, o escuchar historias de la Biblia contadas de una manera que las hacían análogas a las Fábulas de Esopo. Recuerdo estar parado fuera de la iglesia, a la edad de doce años, contestándole a un amigo que me preguntó: "¿Crees en Dios?" En ese tiempo no hice más que reiterar las creencias de mi padre: "¡No si toda la Biblia es sólo un montón de historias!" Como niño explorador, recitando las doce leyes de los exploradores, siempre me salté la última: "un explorador es reverente." Mientras recitaba el Juramento a la Bandera en el colegio, sistemáticamente me quedaba callado mientras que el resto de la clase decía "bajo Dios." Yo era un rebelde silencioso.

Encontrando a Dios - Una Vida Cambiada
A la edad de dieciocho o diecinueve años comencé a pensar acerca de la religión por mí mismo. Lo que los ateos modernos llaman libre pensamiento me alejó del ateísmo y me condujo finalmente a Jesucristo. En 1975, durante mi primer semestre en la universidad, salía con una joven cristiana quien me animaba a leer el Nuevo Testamento como un todo, en vez de sólo saltar de una historia de la Biblia a la próxima. Su sugerencia me ayudó a ver a Jesucristo y su impacto en el mundo con mayor entendimiento. Aunque mi crianza me había entrenado a verlo todo a través de los lentes de la ciencia, detecté más de este Cristo que lo que la ciencia por sí sola podía explicar. En diciembre de 1975, mi vida cambió radicalmente debido a una conciencia de Dios en Cristo que encontraba difícil de explicar a aquellos que no habían experimentado un evento similar. Había incontables conceptos teológicos que todavía tenía que entender. Por otra parte, había incontables conceptos científicos que todavía tenía que entender a esa edad, así que no podía descartar la posibilidad de que esas dos disciplinas no se apoyaran finalmente una a la otra. Por los pasados treinta años he tratado de profundizar mi comprensión de estos temas para determinar si tal sinergia es posible. Estoy convencido de que lo es.

Mientras tanto, mi padre se había convertido en un ateo más directo. Se retiró a finales de los años 1980 y se mudó a Florida. Mis padres asistían al principio a una iglesia Unitaria Universalista, pero con el tiempo la iglesia se dividió y él y otros condujeron a un grupo filial a desarrollar una nueva iglesia basada en el Naturalismo. Obviamente, la visión mundial de mi padre difería radicalmente de la mía. A finales del 2003, mi octogenario padre contrajo neumonía y fue hospitalizado. Aunque se recuperó de la neumonía, sus pulmones se debilitaron y contrajo fibrosis pulmonar, lo que le quitó la vida en el Día del Padre del 2004. Durante el intervalo entre su hospitalización y su muerte, yo le di un borrador preliminar del manuscrito de mi próximo libro, tentativamente titulado Colliding with Christ: The Science of Resurrection. Colisión con Cristo: La Ciencia de la Resurrección. Volé tres veces desde mi casa en Colorado para visitarlo en Florida durante ese periodo. Durante mi última visita me llevó aparte y susurró: "Creo que tienes razón. De verdad creo que tienes la razón." Esto condujo a un cambio por el que yo había orado toda mi vida, pero que verdaderamente, jamás esperé presenciar. Él comenzó a hablar acerca de "la transición," una manera de hablar acerca de la muerte que, en lugar de simple aniquilación, expresaba una fe real en la realidad del cielo. Mi última conversación con él ocurrió durante una conversación telefónica más bien unilateral. Sus facultades mentales permanecían tan agudas como siempre, pero se le hacía difícil tanto el hablar como el respirar. Hablamos por cinco o diez minutos cuando, de pronto, no pudo hablar más. Pasé los próximos veinte minutos hablándole acerca de su fe recién adquirida. Colgué el teléfono con una última amonestación de "Confiar en Jesús." Murió al día siguiente. En el servicio de recordatorio, unos días después, mi madre me preguntó: "¿Qué le dijiste esa noche? Él no dejó el teléfono por más de una hora, y parecía más calmado y en paz de lo que lo había visto en días." Guardé la respuesta a su pregunta para más tarde en el servicio, cuando me dirigí a todos. Al relatar nuestra última conversación a la congregación entera de la nueva iglesia de mi padre, fundada en el naturalismo metafísico, les ofrecí la misma esperanza que él había encontrado.

¡Siga Leyendo!

Lea Página 1 de Carta a Una Nación Cristiana: Una Respuesta.

Notas de Pie de Página:
96 J.P. Moreland, Christianity and the Nature of Science (Grand Rapids: Baker Books, 1989), 203; Stanley Jaki, The Road of Science and the Ways to God (Chicago: University of Chicago Press, 1978).



¿Te gusta esta información? Puedes ayudarnos a compartirla con otros usando los botones que verás a continuación. ¿Qué es esto?





Síguenos:




English  
Social Media
Síguenos:

Compártenos:


Temas Populares

Sam Harris
El Problema del Mal
Buscando la Verdad
Sufrimiento Humano
Tergiversando las Palabras de Jesús
Carta a una Nación Cristiana
El Bien contra el Mal
Creencia Ateísta
Inspiración Bíblica
Contenido Adicional para Explorar...

¿Existe Dios Científicamente?
¿Existe Dios Filosóficamente?
¿Es verdadera la Biblia?
¿Quién es Dios?
¿Quién es Jesús?
¿En qué crees?
¿Cómo Puedo Crecer con Dios?
Desafíos de Vida
Restauración
 
 
 
Búsqueda
 
Add Encontrando a Dios to My Google!
Add Encontrando a Dios to My Yahoo!
XML Feed: Encontrando a Dios


La Perspectiva Mundial Inicio | Acerca de Nosotros | Mapa del Sitio
Derechos de Autor © 2002 - 2016 AllAboutWorldview.org, Todos los Derechos Reservados.